domingo, 18 de enero de 2015

Compartiendo mi sendero espiritual

A todos los que llegáis a este lugar, sed bienvenidos.

Doy inicio a este blog en el que poder retirarnos del mundanal ruido y aprender a mirar dentro de nosotros mismos. Hace unos cuantos años que me acerqué más intensamente a mi fe católica, que nunca me había abandonado, pero que, en cierto modo, era un poquitín más tibia, en parte por desconocimiento de diversos aspectos de la misma.

La vida es un sendero largo, a menudo lleno de dificultades y diversas circunstancias que a veces nos vapulean y nos empujan de un lado a otro, algo así como sentirse dentro de un barco a la deriva, azotado por todas partes...pero si hay algo cierto es que todo ocurre por algo, aunque no sepamos entender las razones.

Dicen que todo llega a su debido tiempo, que Dios tiene para nosotros un plan más ambicioso y que a menudo no coincide con el que nosotros nos marcamos. Nuestros tiempos no son los de Dios, de eso no cabe la menor duda.

Por todo ello, y sin ánimo de impartir catequesis (no soy quien), ni de dar consejos, me limitaré a plasmar todo aquello que me ha sido de ayuda en este acercamiento a la fe.

Vivimos una época difícil y árida, en la cual es muy complicado mantenerse firme, sin que las dudas nos asalten a la mínima ocasión...Nada es fácil para nadie, pero si algo tengo seguro es que esta vida, con todas sus cosas buenas y malas, es un camino que nos conduce a otra vida, a la definitiva. Así lo creían mis antepasados, así he sido educada, y así lo creo por propia convicción.

Sería bueno que, en medio de nuestras vidas y circunstancias, tuviésemos siempre presente que somos cuerpo y alma, cuerpo y espíritu....Todos deberíamos hacer algo más por cultivar nuestra faceta espiritual, tener momentos de silencio y hacer incursiones en nuestro interior para corregir aquello que no está como debiera. En resumen, hacer limpieza, lo mismo que la hacemos en nuestras casas, y poner orden. ¡Cuánto se afanan las personas por cuidar su físico y su apariencia, olvidando su alma!

Será este un lugar en el que entrar y reposar de todo lo que nos rodea o preocupa...¿No habéis entrado a veces en una iglesia vacía y os habéis sentado para rezar durante unos instantes o simplemente meditar? Algo así es lo que me propongo que sea este blog. Si al entrar aquí, alguien se siente en paz y reconfortado, me sentiré más que satisfecha. Y ello no será por mérito mío, que no lo tengo, sino porque, si algo bueno logro con ello será todo obra de Jesús y María.

Por cierto, ayer se celebró el día de San Antonio Abad, conocido popularmente como San Antón. Justo ayer me encontré con esta imagen del Santo y con una frase con la cual me sentí identificada al instante:

 
"Vendrá un tiempo en el que los hombres se volverán locos, y cuando vean a alguien que no esté loco, le atacarán, diciendo: Tú estás loco, no eres como nosotros".
 
 
¿Os resulta familiar? ¿Os sentís en algún momento atacados de esa forma?

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar